La importancia de saber negociar en las relaciones

Cuando hablamos de relaciones, nos referimos a cualquier tipo de relación social que pueda existir. Desde padres e hijos, parejas, padres divorciados con hijos en común, relaciones entre vecinos, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Cada persona tiene una forma de ver las cosas, de pensar, de sentir y de opinar, rara es la ocasión en la cual dos personas coinciden en algo y de forma habitual, lo que significa que en muchas ocasiones se originan conflictos interpersonales y discusiones por no saber llegar a un entendimiento entre ambas partes, es más, si estas dos partes no consiguen resolver ese problema, es altamente probable que vuelva a surgir el mismo problema e incluso otro y volver a crearse otro conflicto.

Por eso es fundamental en las relaciones personales saber llegar a acuerdos y negociar ¿Pero cómo?.

En primer lugar, lo que hay que tener en cuenta es que todas las opiniones son igual de válidas, la tuya y la de la otra persona. A pesar de que sea totalmente opuesta a la tuya, la otra persona tiene derecho a opinar de esa manera. Si queremos que respete nuestra opinión, debemos respetar la suya sin hacer comentarios ofensivos e hirientes.

Lo siguiente que hay que tener en cuenta, es el estado emocional en el que te encuentras. Si te sientes con demasiada rabia o descontrol no es el momento de negociar, ya que las emociones fuera de control bloquean la capacidad de razonamiento, con lo cual no se está en condiciones óptimas para la negociación y hay que esperar a retomar esa conversación en otro momento.

Por último, cuando dos personas intentan negociar pero les resulta muy difícil llegar a un punto intermedio, dada la dificultad de la situación o de los cambios que conlleva para cada una de esas partes, es cuando se hace necesaria la mediación. Es una técnica en la cual un mediador ayuda a buscar la mejor solución, siendo ambas partes las que tomen las decisiones, dejándolo reflejado en un documento que puede pasar a tener validez jurídica cuando el juez lo dictamina, ya que lo acordado a través de un mediador oficial se considera válido. Es mucho más rápido que los procedimientos judiciales, por lo que nos ahorramos costes económicos y emocionales, ya que siempre va a ser mucho más favorecedor para ambos que lo que decida un juez.

Aprende a negociar o pide ayuda a un mediador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *