¿Para qué sirve la hipnosis clínica?

  Cuando explico a mis conocidos que utilizo la hipnosis en mi profesión, algunos me preguntan si es que ahora ya no me dedico a la psicología, lo que significa que a la gente le puede confundir este término ya que no lo asocian a mi profesión. A lo que yo respondo ¡Por supuesto que me sigo dedicando a la psicología! Y es que sigo realizando terapia psicológica, pero ahora cuento con una herramienta más de trabajo, que es la hipnosis.

  Para explicarlo mejor pondré un ejemplo, los psicólogos somos unos profesionales de la salud que trabajamos con herramientas psicológicas, al igual que los fontaneros o mecánicos trabajan con sus herramientas. Pues bien, a partir de ahora cuento con una herramienta que me resulta de gran utilidad en muchas ocasiones para ayudar a mis pacientes a resolver sus problemas. Dispongo de otras herramientas también muy eficaces como son la terapia cognitiva, la relajación y la terapia de exposición entre muchas otras y la hipnosis es también una de ellas.

  Antes de nada quiero aclarar que nada tiene que ver la hipnosis clínica con la hipnosis del espectáculo que se utiliza en televisión o en otros eventos de entretenimiento. Hablamos de algo mucho más serio y de un rigor científico que ha demostrado su eficacia terapeútica en problemas como la ansiedad, el estrés, el tabaquismo, el control de peso, el insomnio, el dolor y en otros problemas médicos como el asma, los trastornos dermatológicos, las naúseas y vómitos tras quimioterapia o para reducir del uso de anestesia, entre otros.

  Algo que también me parece de gran importancia destacar, es que la hipnosis no se debe utilizar como única terapia y quien la practica debe estar cualificado profesionalmente para tratar esos problemas también sin hipnosis. Es decir, un profesional que no tenga la titulación para tratar trastornos psicológicos o médicos no debe tratar con hipnosis ningún problema de salud ya que no está cualificado para hacerlo tampoco sin hipnosis. Hablamos de nada menos que de salud, tenemos que estar formados de forma adecuada para saber de qué estamos hablando porque de lo contrario pueden haber riesgos que pongan en peligro a  las personas a tratar.

  En ocasiones, la práctica inadecuada de la hipnosis favorece que existan muchos mitos y que se tenga una concepción muchas veces errónea. Yo misma antes de conocer esta técnica en profundidad incluso cuando empecé a realizar el curso de formación, me consideraba un tanto escéptica y me costaba creer lo que se podía conseguir mediante hipnosis. Pero siendo conocedora de los beneficios terapeúticos que se obtenían demostrados científicamente, dejé atrás los prejuicios y me dispuse a fomarme en hipnosis clínica. Y fue en el momento de ponerla en práctica conmigo misma cuando empecé a cambiar la concepción sobre la hipnosis. Creo que mejor que todas las explicaciones que  os pueda proporcionar, lo mejor es ponerla en práctica con uno mismo.

  ¿Pero qué es la hipnosis y en qué consiste?

  La hipnosis es un estado en el cual la persona está despierta pero su mente se encuentra receptiva y preparada para recibir los mensajes (sugestiones) que deseamos emitirle con el objetivo de que se comporte como nos interesa, de tal modo que sin esfuerzo y de forma automática nuestro cuerpo y mente van a responder a esos mensajes.

Hipnosis foto.jpg

  ¿Qué beneficios puedo obtener si utilizo la hipnosis o auto-hipnosis?

-El estado hipnótico facilita que podamos acceder a aspectos inconscientes de la mente más fácilmente, algo que sin hipnosis en muchas ocasiones resulta más difícil de conseguir.

-Con la auto-hipnosis los resultados que se obtienen son más eficaces y rápidos.

Podemos conseguir resultados increíbles y que nunca hubiéramos imaginado.

-La autohipnosis una herramienta que cuando se aprende a utilizar sirve para muchas circunstancias en las que necesitamos tomar control de nuestro cuerpo o mente.

  En general, recomiendo tratar cualquier aspecto de nuestra vida que no nos haga feliz o suponga un riesgo para nuestra salud o bienestar emocional, ya sea con o sin hipnosis.

  Pero al menos a partir de ahora ya sabéis en qué consiste esta técnica y me doy por satisfecha si he contribuido para que tengáis una concepción más adecuada de la hipnosis clínica en la actualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *