La infidelidad: Qué ocurre cuando aparecen terceras personas en la relación de pareja

Se acerca un cambio de estación y nos vamos adentrando en el verano, la estación del año más calurosa, en la que menos ropa llevamos, los días alargan y apetece hacer más actividades al aire libre. Aunque las infidelidades existen durante todo el año, parece ser que el verano es la época del año en la que más infidelidades se producen. Pero ¿Por qué ocurren las infidelidades, a qué se deben?

5bffd723

Hay muchos factores que pueden influir  como dificultades para controlar los impulsos, habilidades de afrontamiento inadecuadas o problemas de pareja no resueltos que producen falta de satisfacción y necesidad de búsqueda de sensaciones. Esto son los antecedentes que pueden poner a una persona en riesgo de ser infiel. Pero lo que ocurre a continuación, es que aparece una tercera persona que llama la atención, resulta atractiva por sus cualidades personales o físicas o simplemente porque se empatiza con ella y se pasa bien. A partir de ahí se empieza a establecer una buena relación, esa persona suscita un interés y es entonces cuando surge el conflicto.

No todas las infidelidades son iguales, ya que cada persona responde de modo diferente ante ellas. Hay quien puede estar años ocultando una infidelidad esporádica, nunca acaba contándola y la pareja se entera por otras personas. Otros que en cuanto se produce la infidelidad necesitan contarlo a su pareja a pesar de poner en riesgo la propia relación, pero su sensación de culpabilidad no les permite vivir en paz y hay otros que optan por llevar una “doble vida” teniendo dos relaciones paralelas por miedo a enfrentarse con la realidad. Va a depender de la relación que se haya establecido con esa tercera persona, que sea una infidelidad puntual o se siga repitiendo por haberse creado un vínculo emocional, lo que pondrá en peligro la relación de pareja.

Pueden haber muchas razones por las que se decide seguir adelante dando pasos e intimando más en profundidad con esa tercera persona, como dándole el número de teléfono o quedando a tomar un café. Pero lo cierto es que hay que tener presente que si se empieza a avanzar estableciendo más contactos hay muchas probabilidades de que se cometa la posible infidelidad

Lo que no podemos obviar es que, tanto en el género masculino como en el femenino hay muchas personas que nos pueden resultar atractivas a lo largo de nuestra vida, tanto si tenemos pareja como si no. Pero si tenemos pareja es porque consideramos que es la mejor y hemos elegido estar con él o ella. Podemos permitirnos pensar en lo atractivas que pueden resultar ciertas personas porque eso no significa que no queramos a la nuestra. El problema viene cuando pretendemos controlar nuestros pensamientos, ya que lo que ocurrirá es el efecto contrario y nuestros pensamientos nos acabarán controlando a nosotros.

Hay una diferencia que es importante tener en cuenta y es que no podemos controlar lo que pensamos pero sí podemos controlar lo que hacemos, así que si tenemos claro que queremos continuar con nuestra pareja, no demos pasos hacia adelante con esa tercera persona porque entraremos en un terreno peligroso del que luego será más difícil salir ya que nos podremos sentir cada vez más vinculados y aumentarán las probabilidades de que seamos infieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *