La importancia del ADIÓS

  Para empezar diré que estoy escribiendo este artículo tras haber dicho adiós a mi abuela Inés, que falleció hace tan sólo unos días. Y hace unos años que también dije adiós a mi otra abuela María. Así que me parece un buen momento para hablar acerca del duelo y de la importancia que tienen las despedidas para que las emociones fluyan de manera adecuada y poder vivir en paz y en armonía con nosotros mismos.

  Es bien conocido que todo tiene un principio y un final, nada es eterno. Los años pasan, las relaciones se acaban, los momentos se terminan, la vida también y con ello las personas. Nos hallamos ante cambios constantes que exigen dar la bienvenida a algo o a alguien, pero también dar una despedida, un adiós.

  Hoy quiero hablar de lo importante que es decir adiós cuando algo acaba, sobretodo cuando hablamos de relaciones y de personas. Unas veces somos nosotros los que decidimos que algo termine, en ese caso también es importante despedirnos. Otras veces depende de factores externos como accidentes, enfermedades o diversos motivos que determinan el punto y final de algo.

  Todo lo que vivimos son experiencias que quedan en nuestra memoria y no volveremos a vivir jamás. Pero sólo hay algo muy valioso a lo que no debemos decir adiós y son los recuerdos como pueden ser objetos, canciones o fotografías que nos hacen rememorar lo vivido y afortunadamente podemos recordar siempre que lo deseemos, porque  los recuerdos nunca mueren.

Mis abuelitas Inés y María.jpg
Mis abuelitas Inés y María conmigo, en mi primer cumpleaños.

  Cuando ha habido algo en nuestra vida que finaliza, es muy importante despedirse, decirle adiós, incluso darle las gracias por lo que nos ha aportado esa persona si lo consideramos necesario. Cuando esto no ocurre y no podemos despedirnos o no queremos por no asumir el dolor que puede producir, se dejan asuntos pendientes que a nivel emocional nos perjudican. En estos casos se debe buscar la manera de hacerlo y el momento, podemos usar la creatividad, no hay reglas ni momentos ideales. El mejor momento es el que cada uno decida, pero cuanto antes mejor ya que sino alargaremos el malestar y ese dolor puede acabar convirtiéndose en sufrimiento. Y tengamos siempre presente que el dolor es necesario, pero el sufrimiento no.

  Cuando algo que valoramos mucho termina, debe producir dolor. Ese dolor es el que nos ayuda a asimilar la pérdida. Ese dolor es lo que llamamos duelo. Y hay muchas formas de vivirlo. Pero produce mucho alivio y a la vez es muy bonito poder rodearte de tus seres queridos en esos momentos y compartir con ellos el dolor. Un abrazo, una mano en el hombro e incluso estar al lado en silencio o escuchar lo que se siente, son las mejores medicinas, no hay valium que lo sustituya.

  Al finalizar una vida o una relación, nos quedamos con los recuerdos y la tristeza de que no volverá y es entonces cuando se abre a nuestro paso un nuevo camino donde debemos aprender a vivir sin esa persona y aunque en ocasiones parezca mentira es posible. Pero sólo podremos aprender a vivir sin esa persona si antes nos hemos despedido y le hemos dicho ADIÓS y siempre se está a tiempo de hacerlo aunque esa persona ya no esté entre nosotros.

Adiós abuelitas, siempre estaréis en mi corazón.

4 comentarios en “La importancia del ADIÓS

  1. Hola Maria, Bueno en principio comentarte que evidentemente todo lo que cuentas son hechos en si que ocurren queramos o no.

    Yo este año pasado también he pasado por una experiencia similar, (ya que no todas son iguales ni aún menos las personas que las vivimos ), con 3 seres cercanos.

    Cabe destacar que hay situaciones o personas, que por cronología te vas haciendo a la idea, pero hay otras, este es mi caso, en que te pila todo por sorpresa y es como un jarro de agua fría que te congela las entrañas. Máxime si una de ellas es una joven de 38 años que no dio ni tiempo a despedirse. Solo un Whats App, en la que me decía que me Quería.

    Son situaciones que dan un profundo cambio a tu vida y que te hacen ver y sentir la vida de forma más real.

    Viviendo en presente, no dejando para mañana lo que hoy tienes la oportunidad de hacer. Prefiriendo en ocasiones perder Batallas pero ganar Paz, y sobre todo valorar lo que tienes.

    Dicen que todas estas cosas las cura el tiempo, más yo pienso que es la persona la que se cura a si misma a través del tiempo.

    Ineludiblemente todo esto también te trae una realidad, el hecho de la Muerte.
    Esa otra cara de la moneda que conforma la existencia del Ser Humano.

    Solo son reflexiones mías que dejo aquí en la Red. Reflexiones, pensamientos como los tuyos y los de tantos otros que conforman el sentir de la Humanidad.

    1. Siento mucho tu pérdida, por supuesto que cada persona no experimenta el duelo de la misma manera. La relación que se tenga con la persona fallecida y la forma en la que se experimenta esa muerte determina junto con otros factores la forma en la que se va a afrontar.Aún así, considero muy importante el ADIÓS. Yo también estoy de acuerdo contigo en que el tiempo por sí sólo no lo cura, sino la persona por sí misma o con ayuda a través del tiempo.
      Muchas gracias por tus palabras. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *