¿Crees que te preocupas demasiado?

¿Alguna vez te has preguntado si lo que de verdad te pasa es que te preocupas demasiado, o crees que a veces es normal cómo te afectan los problemas a los que te enfrentas en las situaciones del día a día?

Tener problemas es algo propio de los seres humanos, en realidad tenerlos no es algo negativo, ya que si no existieran quizás no existirían los conflictos que nos llevan hacia los cambios que nos ayudan a mejorar.

En realidad los problemas nos ayudan a cambiar, pero lo que se puede llegar a convertir en algo negativo es cómo nos enfrentamos a ellos y cómo nos afectan en nuestra vida y en nuestra salud en general. De hecho, una de las mayores causas de por qué las personas caen en trastornos psicológicos es por no haber tenido un buen afrontamiento ante diferentes problemas que se han ido sucediendo en su vida.

Muchas personas creen que cuando tienen un problema tienen que estar constantemente pensando en cómo solucionarlo, ya que ello les llevará a tomar mejores decisiones o a solucionarlo lo antes posible, pero en la mayoría de ocasiones esto no es así. Algunos problemas tardan tiempo en resolverse y debemos esperar, otros en cambio, se resuelven más a corto plazo. No por pensar más tiempo en ellos vamos a tener mejores resultados, sino todo lo contrario. Estar continuamente preocupado por ciertos temas nos puede llevar a no disfrutar del día a día, a sentirnos desanimados, ansiosos y desmotivados, acabando muchas veces  como resultado de todo ello en un trastorno de ansiedad o depresión.

Pero no necesitamos que los problemas se resuelvan hoy para poder estar bien, ya que cuando ese problema que nos preocupa se resuelva muy probablemente aparecerán otros de igual o mayor gravedad que el que nos preocupa en ese momento y no podemos vivir con esa sensación de inquietud y desasosiego de por vida. Puede que tengamos que esperar resultados de pruebas médicas, procesos judiciales, laborales, o quizás otra serie de procesos administrativos que requieren un tiempo hasta que se resuelven. Pero lo más importante de todo, es que podemos aprender a vivir y disfrutar de cada día a pesar de los obstáculos que se vayan interponiendo en nuestro camino, sólo necesitamos aprender a hacerlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *