Amar en tiempos revueltos

Pasamos a la fase 2 de desescalada, hacia la nueva normalidad y después de todo lo ocurrido, donde a lo largo de estos meses hemos tenido que distanciarnos de nuestros seres queridos y ahora que podemos acercarnos, tenemos que mantener las distancias. Parece una paradoja, pero es la verdadera realidad. Son tiempos donde está todo revuelto, ya que parece que las cosas no están en su sitio, o al menos no se parecen a cómo estaban antes de la pandemia.

¿Cómo está llevando la población, en general, esta situación tan excepcional? Aunque hay gente que se salta las normas establecidas por el gobierno, no guardan las distancias, no llevan mascarilla y dan besos y abrazos, la gran mayoría intenta hacerlo lo mejor posible y son estos los que sufren las consecuencias. Nos encontramos ante visitas a amigos o familiares sin muestras de contacto físico, algo muy necesario para los seres humanos, ya que gracias a esas interacciones se influye en los niveles de estrés al reducirse los niveles de cortisol, que es la hormona encargada del estrés y además se incrementa la producción de serotonina, oxitocina y dopamina, hormonas que contribuyen a nuestro bienestar. Pero como buenos seres humanos, no queda otra que adaptarnos al medio, modificando nuestra expresión de estas emociones que realizábamos besándonos y abrazándonos y cambiarlas por gestos y verbalizaciones, pero es fundamental seguir mostrando nuestro afecto hacia los demás de cualquier forma posible.

 

¿Y qué hay de las relaciones sentimentales? Pues en esta nueva normalidad, es difícil mantener la relación de pareja intacta,  especialmente para parejas con hijos, si éstos no tienen colegio, los padres teletrabajan o se han incorporado a sus puestos de trabajo y queda poco tiempo para el disfrute y esparcimiento. Son muchas las familias que se siguen encontrando desbordadas y lo más probable es que las relaciones de pareja se vayan deteriorando si no se intenta prestar atención, porque en casa es donde se refleja parte de lo que ocurre. Es fundamental si se quiere cuidar la relación, que en lugar de echarse en cara ciertas cosas o exigir a la pareja cambios, se intenten hacer esos cambios en conjunto, apoyarse y actuar a modo de equipo y no como equipos confrontados. En estos momentos pueden existir más tensiones en casa y el apoyo mutuo es lo más valioso a lo que nos podemos acoger. Ayuda, apoyo y comprensión es lo que más se necesita en estos momentos de crisis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *